Buscando mi nombre

Mois Veros

By

Una navidad ¿sin niño?

Andaba reflexionando un poco estos días sobre nuestra manera de vivir la navidad y…

“El sueño de María”

Tuve un sueño, José…. no lo pude comprender, realmente no, pero creo que se trataba del nacimiento de nuestro Hijo; creo que si era acerca de eso.
La gente estaba haciendo los preparativos con seis semanas de anticipación. Decoraban las casas y compraban ropa nueva. Salían de compras muchas veces y adquirían elaborados regalos. Era muy peculiar, ya que todos los regalos no eran para nuestro Hijo. Los envolvían con hermosos papeles y los ataban con preciosos moños, todo lo colocaban debajo de un árbol. Si, un árbol, José, dentro de una casa. Esta gente estaba decorando el árbol también. Las ramas llenas de esferas y adornos que brillaban. Había una figura en lo alto del árbol, me parecía ver una estrella o un ángel, oh! Era verdaderamente hermoso. Toda la gente estaba feliz y sonriente. Todos estaban emocionados por los regalos; se los intercambiaban unos con otros José, pero, no quedó alguno para nuestro Hijo. Sabes, creo que ni siquiera lo conocen, pues nunca mencionaron su nombre; ¿no te parece extraño que la gente se meta en tantos problemas para celebrar el cumpleaños de alguien que ni siquiera conocen?.
Tuve la extraña sensación de que si nuestro Hijo hubiera estado en la celebración, hubiese sido un intruso solamente. Todo estaba tan hermoso José y todos tan felices, pero yo sentí enormes ganas de llorar. Que tristeza para Jesús no querer ser deseado en su propia fiesta de cumpleaños. Estoy contenta porque sólo fue un sueño, pero que terrible José, si esto hubiera sido realidad.

… y me he quedado pensando que qué triste si entre las prisas y los regalos nos olvidamos de lo que verdaderamene estamos celebrando. Hoy, en la homilía, Jovi (el cura de Alboraya) hacía una reflexión sobre ello. Qué malo sería que viniera Jesús y le dijeramos que esperara…que estamos demasiado ocupados preparando la “navidad”, que mejor viniera en Febrero, después de Navidad y después de los exámenes, claro…porque esos días estamos demasiado ocupados estudiando… decirle que ya le buscaríamos un hueco en nuestra ajetreada agenda de “ires y venires”, que le haríamos una perdida o le mandaríamos un mensaje cuando supieramos cuando nos viene bien que venga…

No, esa no es la Navidad que debemos vivir. Nuestra Navidad tiene que ser como la venida del Niño que es. Cuando nace un niño en cualquier casa, todas las agenda se adaptan a él, se convierte en “el rey”. Cómo no hacer lo mismo (o más!) cuando viene el Niño? el Verdadero Rey? el Salvador? No lo dejemos fuera… adaptemos nuestras agendas a Él como buen Niño recién nacido que es.
Mois

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies