Buscando mi nombre

Mois Veros

By

Reflexiones ante la cruz

Te necesito.
Y al mirar tu rostro ensangrentado, tus manos clavadas en la cruz, me pregunto quién necesita a quién. Y a pesar de tu debilidad, de tu fragilidad humana, de tu dolor y tormento… soy irremediablemente yo el que te necesita.
Te necesito.
Qué paradojas tiene la historia. El hombre herido, vencido y destrozado es el único capaz de hacerlo todo nuevo. Es el único capaz de humillarse y soportar la pesada carga del pecado de la humanidad. Y yo soy incapaz de soportar la carga de mi miseria.
Te necesito.
Lloraste. Sufriste. Tu corazón se aceleró. Sentiste la soledad y el vacío. Te abandonaron. Y tú no hiciste como yo. No te hundiste, no dejaste que el tentador ganase la partida. Ayúdame. Sólo tú puedes ayudarme.
Te necesito.

Siempre, en lo bueno y en lo malo, te necesito…

Mois

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies