Buscando mi nombre

Mois Veros

By

Porque tú me lo pediste

– Estás aquí. No te hicieron daño, ¿verdad?
– No.
– ¿Pasaste miedo?
– …
– No dejé de decirle a Jim que volvieramos… pero fue imposible convencerle. Gracias por no contarles que fuimos nosotros.
– De nada.
– Debió de ser horrible cuando te dijeron de quién era la casa.
– Ya sabía que era la casa de Jim.
– ¿Lo sabías?
– Sí.
– Entonces, ¿por qué lo hiciste?
– Porque tú me lo pediste.

Sabía que estaba mal… pero tú me lo pediste.

Mois

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies