Buscando mi nombre

Mois Veros

By

Locuras de amor (II)

– Bueno, no está mal – dijo Alberto. – Una lástima que no fueras tú el elegido tras ese “abrazo” que no fue.
Mi historia es más bien algo de “locura de amor”.

– Apenas hacía un par de meses que nos conocíamos y no habíamos coincidido mucho, pero teníamos el móvil del otro y la dirección de correo. Le escribí para contarle no sé qué chorrada que me había recordado a ella, y me contestó que estaba triste por culpa de un examen. Me mandó una foto en la que se la veía con carita “triste” mientras sostenía una taza humeante de chocolate caliente (le encanta el chocolate caliente).
No te preocupes, todo saldrá bien – le contesté.- Yo confío en ti. Y así empezamos a escribirnos emails y a enviarnos mensajes. Cada vez eran más cariñosos y parecía que nos gustábamos, pero ninguno de los dos tenía mucho tiempo para quedar. Un mes después ella se fue de ERASMUS a Suecia y seguimos el contacto por correo. “En dos semanas voy a ver a un amigo que está en Noruega. Vive a 50 kilómetros de donde estás. ¿Vendrías a verme en tren?” “Seguro” fue su respuesta.
Sin embargo, coincidencias del destino, el día anterior al viaje mi amigo me escribió: “No puedes venir, me tengo que volver a España. Me han cambiado un examen de fecha”. En un primer momento me disgusté “jo, no voy a poder verla”, pensé. “No, no me quedo sin verla, me voy a Suecia”. Así que cambié el billete y me fui. Una vez allí la llamé: “Estoy aquí, en Suecia. Al final mi amigo no está, pero quería verte. ¿Podría quedarme a dormir en tu piso?”. Vino a recogerme y fuimos a su piso. Y allí me alojé durante una semana. Durante esos días nos dedicamos a pasear, a charlar, a conocer el lugar y a conocernos.
El último día antes de volver quise besarla. Lo hice y ella no se apartó. Le dije lo que sentía: “Me gustas mucho. Estoy enamorado de ti”. Pensé que ella sentiría algo parecido, si no ¿por qué me habría dejado besarla?. Sin embargo sus palabras fueron diferentes (y aquí es donde llega mi parte de ridículo): “Me pareces un tío estupendo… pero me he dado cuenta de que no siento lo mismo. Perdona”. Y casi pierdo el avión!

Mois

3 Responses to Locuras de amor (II)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies