Buscando mi nombre

Mois Veros

By

La mirada más triste

Caminaba distraído, pensando en mi cita de esa tarde. “Unos preciosos ojos me esperan” me decía mientras sonreía.
Entonces, al girar la esquina, me topé con ellos. Él miraba absorto el parque frente a ellos. Ella perdía la mirada en sus pensamientos. Estaban juntos, iban a casarse, pero apenas eran capaces de mirarse el uno al otro.
Por alguna razón que todavía no alcanzo a explicarme, la miré a los ojos. Ella pareció percatarse, porque salió de su ensimismamiento y me miró. Nunca he visto una mirada tan triste. Parecía gritar, ahogándose en silencio. Trató de esbozar una ligera sonrisa que apenas consiguió adornar su rostro. Sentí cómo su tristeza se clavaba en mi pecho por un instante y aparté la mirada. Él ni siquiera se percató de mi presencia, estaba demasiado ocupado en sus cosas como para darse cuenta de que algo, a parte de él, existía en el mundo.
Seguí caminando y entré en el bar. Y desde el fondo aparecieron aquellos preciosos ojos que me esperaban. Y durante el resto de la tarde no pude dejar de sonreir.

Unos ojos que son reflejo de un alma.
Mois

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies