Buscando mi nombre

Mois Veros

By

Fingir

Deja de fingir que eres luz…

Y entonces, apareces. Creeme, eres luz. Luz que brilla, y hace que despierte, luz que me alumbra, esa luz que yo necesito.
Hace que sonría, que sueñe, que viva. Y otra vez igual, de verdad, ahora otra vez igual. No entiendo nada de lo que escribo,
intento entender, pero no sé, ya no sé entender. Imposibles, cosas imposibles, ¿verdad? ¿Es qué solo puedo sentirlo yo? Es difícil.
Demasiado para mí. Porque ahora pienso, y es cierto, las caricias mandan, o quizá no, mejor matan, eso es, las caricias matan.
Pero no me sueltes, no me dejes nunca, no dejes de abrazarme como solo lo sabes hacer tú, no dejes que el mundo me coma, no dejes que se apodere de mí.
Protéjeme. Protéjeme en tus brazos, deja resguardarme. Sinceridad es lo que quieres. Pues entonces mierda. Todo mierda.
Y ahora te toca a tí, hazme un favor; sonríe y nunca dejes de abrazar. Nunca dejes de abrazarme.

…cuando sabes, perfectamente, que eres oscuridad.

No debo fingir.

Mois

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies