Buscando mi nombre

Mois Veros

By

Esa palabra llamada COMPARTIR

Hay palabras mágicas que suscitan en los jóvenes todo un mundo de ensueños, ilusiones y esperanzas. Palabras que te levantan de la vida rastrera de cada día y te hacen ser, por un momento, un verdadero hombre, una verdadera mujer. Palabras seductoras que nos impulsan a una vida fecunda y apasionante.

Una de esas palabras es… COMPARTIR. Esta palabra resume lo mejor de nuestra vida y de la Humanidad.

Tú y yo vivimos hoy porque un hombre y una mujer decidieron compartir su vida. Tú y yo somos el resultado de un amor que decidió compartirlo todo. Tú y yo se lo debemos todo al verbo compartir: no sólo el cuerpo y la vida, también la inteligencia, la voluntad y la libertad.

La verdadera vida consiste en compartir. Compartimos con los amigos, con los vecinos, con los de cerca y con los de lejos, con todos los seres humanos. La vocación de compartir no se agota ni en la familia ni en los amigos.

La Humanidad entera está llamada a compartir, lo desea y lo necesita.

El mundo sería una fiesta si los seres humanos nos decidiéramos a compartir. Habría pan para todas las bocas y luz en todos los corazones. Habría, para todos, trabajo, vivienda, sanidad, paz, justicia, cultura, descanso.

Jesús ha sido el ser humano más pleno porque sólo conjugaba el verbo compartir. No conocía el verbo poseer. Compartió sus cosas y su tiempo, su corazón y sus manos, sus ojos, sus ideas, sus esperanzas… Compartió su sangre, ¡su vida!

Por eso la vida cristiana consiste en compartir. Compartir es el comienzo y el final; la salida y la meta; la raíz y la flor; la semilla y el fruto. La fe, la esperanza y el amor no se realizan a solas, sino que se comparten. Quien no ha aprendido a compartir no puede confirmar su fe. He aquí el reto que tienes por delante.

Si quieres ser una mujer hecha y derecha, si quieres ser un hombre bien construido, si quieres ser más, valer más, hacer más bien, procura digerir esa palabra mágica llamada COMPARTIR.

¡Acepta el reto!

Escrito originalmente por Florentino Ulibarri

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies