Buscando mi nombre

Mois Veros

By

Diario de una toxicómana

Mmmmh… que bien me sienta este chute. Además, después de todo el día dando vueltas de aquí para allá.

Antes me he despertado en casa del colega, y ha sido abrir los ojos y entrarme el mono. Me he levantao a ver si encontraba algo pa meterme, pero no había de ná, así que me he tenido que vestir pa ir a pillar algo a la calle.

No sé qué horas serían, pero estaba to oscuro. Supongo que habré dormido hasta las mil y sería hora de cenar. Pero qué más daba cenar… yo necesitaba un chute.

Al final ha resultao que no “más daba”, porque me he desmayao en plena calle y ahí que me he quedao to tirá. Por lo visto he entorpecio a alguien, porque si no aun estaría allí to tirá, pero alguien se ha apiadao de mí o no le he parecido basura que debiera estar tirada, sino escondía y me ha llevao al hospital. Seguro que era un mierdas que lo único que le importaba era tener su impoluta conciencia tranquila.

Me han hecho sentarme en una silla de ruedas y allí me han tenido to el rato que han querío y más. Yo ya no aguantaba más de que me tuvieran ahí atrapá sin hacerme mierda de caso y me he puesto a pegar gritos. Ha estao to guapo.

– ¿Qué pasa, que como soy toxicómana no merezco atención? – he gritado. Se han quedao pasmaos.

Un chico enfrente de mí me miraba atónito, atontao más bien diría yo, así como absorvío. ¿Qué le pasará a este tío pringao, ahí sentado en su silla de ruedas, totalmente en silencio, con su ropita de buen vestir?

No, si aun me mirará con lástima el muy pijarras. Pues a mí me van a atender antes que pa eso he llegao antes.

– Darme algo pa comer, no tengais mala baba. Que la boca me sabe a asco y no os cuesta na. Y si me dais un chutillo mejor que mejor.

Na, ni caso. Al final me han dao un papelote de un centro de desintoxicación. Claro, como si me pudieran ayudar. Menos mal que he salío y he vuelto a casa del colega, que ahora sí que estaba y traía un par de dosis. Lo que pasa es que ya no me sube como antes, pero me la tengo que meter o no soy nadie. Igual tienen razón esos mierdas y debería ir a que me limpiaran por dentro a ver si no voy tol día ansiá…

Buá, ya lo pensaré que ahora necesito dormir.

Mois

One Response to Diario de una toxicómana

  1. MARLA says:

    he esta muy bien ..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies