Buscando mi nombre

Mois Veros

By

Diario de un inmigrante

Hace frío. Tengo miedo.
Salí de mi país buscando una oportunidad para mi y para mi familia. Y hasta ahora lo más que he conseguido es ser mercancia, peor que un animal que no le importa a nadie.
Pasé muchas penurias para conseguir el dinero del viaje. En mi país no se consigue el dinero tan fácilmente como en Europa. Exige el esfuerzo de toda la familia durante mucho tiempo. Es un gran sacrificio. ¿Y para qué? Para un “billete” en un cayuco.
Sí, un simple cayuco, inestable e infrahumano en el que nos acinan para que les salgamos más rentables. Así, mientras ellos disfrutan en sus opulentas mansiones, nosotros nos jugamos la vida tratando de llegar al otro lado de un mar que, en el mejor de los casos, nos provoca una pulmonía.

Toda la noche a la deriva. Es la mejor manera de que no nos detecten en la frontera. Fue horrible. Todos temblando, rezando para no morir de frío o ahogados. Deseando vez la luz de la esperanza del alba.
La noche se hizo eterna. Vi morir congelado al chico que tenía enfrente. Otro cayó al agua y ninguno se atrevió a arriesgar su vida por rescatarlo. Recé para no dormirme y unirme al grupo de los “apeados”.

Amaneció y vimos la costa. Nuestras penurias iban a merecer la pena. Pero al llegar, nos esperaba la guardia civil. Apenas pisabamos el territorio español y ya eramos delincuentes. Nos trajeron mantas. Yo le ofrecí la mía a una mujer embarazada. Tal vez ella tendría más oportunidades que yo si sobrevivía. Se acercó a mi una voluntaria de la cruz roja. Me sonrió.
Era la primera sonrisa que veía en mucho tiempo. Me dio otra manta y algo para comer. Se lo agradecí devorando la comida.
Al poco rato, nos llevaron a un refugio y aquí pasan las horas mientras esperamos a ser repatriados.

Sigo recordando en mi oido las palabras del chaval que se sentaba a mi lado en el cayuco.
Hace frío. Tengo miedo.

Mois

4 Responses to Diario de un inmigrante

  1. mili says:

    qe buen comentarioo!
    la verdad son personas, tales como nosotros..y deben ser tratados con respetoo y no como objetos, son sujetos de derecho

  2. maria josepha says:

    me encanto la historia y que lastima que muchos tengan que pasar por lo mismo y si eres guapo mandame una foto pliz que estoy soltera

  3. Erotica Pito says:

    QUIERO MAAAASSSS

  4. josefina de la rosa says:

    pobres diablos pero la vida ya no les da que hacer y yo que ustedes mejor me tiro de un puente o algo asi y que mi familia se las arregle sola por que ellos tambien tiene manos y pies para trabajar y no solo boca para comer pero como son unos huevones y les pesan los que no tienen. Bueno pero eso es solo mi opinion. Los quiero y mas si son guapos ok besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies