Buscando mi nombre

Mois Veros

By

Destrozando vidas – La herida

Acto primero

Se acercó a ella con las manos en los bolsillos. Llevaba la cabeza agachada, mirando al suelo, consciente de lo que sucedería unos instantes después. Su corazón latía con fuerza, sabía que no estaba bien, pero ya estaba decidido.
Se plantó delante de ella y, temblando por dentro y sereno por fuera, sacó su mano del bolsillo con la pistola amartillada, apuntó a la frente y disparó.
El eco sordo del disparo conmocionó por un instante a los que estaban a su alrededor. Pronto, la policia de seguridad se abalanzó sobre él, pero no opuso resistencia. No intentó herir a nadie más, su objetivo estaba cumplido. Dócilmente se dejó esposar, sonrió con tristeza a quién pudiera estar mirando y no se atrevió a mirar aquel cuerpo sangrante que yacía inerte en el suelo por obra de su mano.
Las sirenas inundaron la calle y la policia y los sanitarios no pudieron más que confirmar lo sabído: la mujer estaba muerta. Se acababa de abrir una herida social que sangraría salpicando todos los foros de opinión.

Mois

One Response to Destrozando vidas – La herida

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies