Buscando mi nombre

Mois Veros

By

De tu mano

Así que deslicé mi mano acariciando la suya hasta encajarlas. Levanté la cabeza, cerré lo ojos y empecé a decir: Padre Nuestro…
… y líbranos del mal. Amén. Le di un pequeño apretón y recogí mi mano, rozando con sutileza las yemas de sus dedos. Abrí los ojos y le sonreí.

¿Cómo explicar una experiencia cuando sólo la has sentido tú?

Mois

One Response to De tu mano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies