Buscando mi nombre

Mois Veros

By

A una excelente profesora

Parece que fue ayer cuando llegamos a teleco, con la mochila cargada de ilusiones. Todo era nuevo para nosotros, ¡al fin éramos universitarios! y soñábamos con ser los ingenieros del mañana.

Aquellos días, los profesores trataban de transmitirnos un amplio abanico de conocimientos para formarnos, no siempre con el éxito deseado. Pero los que vivimos aquellos días desde el grupo A, siempre recordaremos con cariño algo más. Unas clases en las que una profesora destacaba por su calidez personal, más allá de la simple relación profesor-alumno. Algunos tuvimos la “curiosa suerte” de participar de sus experimentos, o de ponernos delante de una de sus clases de más de cien personas a explicar un ejercicio. Otros, desde su asiento y su estar más silencioso, también fueron partícipes de algo que, tal vez sea difícil explicar.
Sé que algunos compañeros no han continuado en la carrera, pero estoy seguro de que aquellas clases nos marcaron a todos. Porque no sólo aprendimos física en ellas.

Gracias Elvira. Gracias por enseñarnos que hay lecciones que van más allá de las aulas. Esperamos que tú también aprendieras un poquito de cada uno de nosotros y siempre guardes en tu corazón un puñado de nombres, de aquellos que serán ingenieros y mejores personas también gracias a ti.

Con cariño, de todos nosotros.

Y aprendí que hay lecciones que se enseñan con la vida.

Mois

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies