Buscando mi nombre

Mois Veros

By

No puede ser

El móvil sonó con fuerza en la oscuridad de la habitación. Entré a tientas y descolgué:
-¿Quién?- pregunté.
Ella.
Apenas unas palabras. “Necesito hablar contigo. Te quiero”.
Aparecí en aquella calle, esperándola.
Llegó y sin dudarlo me abrazó. Acababa de dejarse en casa a su familia. Padres y hermanos “abandonados” por estar allí.
Pero de repente su abrazo cesó. Habló. “No puedo seguir con esto, no soy capaz”.
Se fue.
Me quedé con la mirada perdida, observando el infinito. Ante mis ojos la oscuridad.
Desangelado, abatido, mi corazón latía por pura inercia. Se marchaba y se llevaba con ella atrapado mi sentimiento.
De pronto, un destello me hizo alzar los ojos. Sobre mi comenzó a brillar la luz verde esperanza de una farmacia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies