Buscando mi nombre

Mois Veros

By

Clave

En los momentos clave de la vida


es donde aparecen l@s amig@s de verdad.

Dedicada a belita y RJ.

No me esperaba que me quisierais tanto.
Mois

By

Escribir y amar

Si escribo algo, temo que suceda, si amo demasiado a alguien temo perderlo; sin embargo no puedo dejar de escribir ni de amar…

Paula, Isabel Allende

Necesito escribir… y necesito amar.
Mois

By

Mirarte a los ojos

No sé hablar mirando a los ojos.
Tengo manojos de extroversión,
puedo hablar hasta por los codos,
ser el mejor amigo de todos
y no fijar mi atención en vuestra belleza.

Soy demasiado flojo,
¿tengo que hablar?
no necesito entablar conversación.
Chica, tengo un amigo al que le molas
mogollón
y compartís canción favorita.

Quiero hablar para que te derritas
con mis rayos de emoción
pero soy demasiado flojo y
mi alborozo cae en un pozo
si no oigo afección mientras
compongo ilusiones frente a esos ojos
que no me atrevo a mirar
por miedo a que me mientan...

Disimulo tan bien que nadie se da cuenta
y grito, gesticulo, y aunque no me pega
me hago el chulo
aún con los ojos vendados
estaría vendido…

Tengo un amigo argentino
que cuando leo me recuerda que estoy jodido.
Mis ojos caen al suelo tras un aplauso merecido;
Chica, quiero impresionarte de lejos
porque frente a frente tendré miedo
de tu mirada y conocerte,
me aterrará hacer lo que más me apetece:
Ser un niño con mirada de bandido
por diversión.

Y quedarme en blanco, o en negro,
quedarme quieto. Los ojos hablan
más rápido que el corazón, ¡se adelantan
a una boca que va a decir te quiero!

Pero yo no los miro porque el síndrome
de Stendhal lo llevo fatal.
Sabiendo todo esto, solo puedo proponerme
sobreponerme a mi esclavitud mental.

Dejar de posponerme mis días en el jardín
de felicidad que puede ser esta ciudad
dependiendo de cómo la mires.
Y dejar de fingir seguridad para empezar
a vivir con el miedo,
que es un buen amigo
que cada vez aguanto menos.

Soy de esa clase de hombres buenos
que llevan mal que ser malo luzca tanto,
y esa incoherencia que arrastramos
nos la acabamos por tragar,
lo mires como lo mires
yo construyo mi hogar,
y prefiero una casa pequeña
a un palacio impersonal.

Que es más bonito este juego de miradas
con la cámara que despotricar,
¡Oigo tan pocos poemas felices…
Pero hoy tenemos narices rojas
y sonrisas que regalar!
¿Cómo están ustedes? ¡¡Bieeeeen!!

Tenemos miradas que nos incitan a amar,
tenemos chistes malos que contar,
tenemos intrigas divertidas que revelar,
tenemos inocencia suficiente para iluminar
cualquier estrella, inocencia para eliminar
cualquier atisbo de culpabilidad.

¡Joder, chica! Tenemos de todo
y no nos hace falta de nada.

Nacho Aldeguer

Tenemos de todo… y no nos hace falta de nada.
Mois

By

Descubrir


Nadie puede contarte lo que debes descubrir por ti mismo.
Mois

By

No son iguales

Quien no distingue entre el amor sincero y verdadero, y el amor frágil y fugaz,

necesita quedarse con este último para descubir la diferencia.

No son iguales aunque “se parezcan”.
Mois

By

Mi primera poesía

Mi vida es un erial,
flor que toco se deshoja;
que en mi camino fatal
alguien va sembrando el mal
para que yo lo recoja.

Gustavo Adolfo Bécquer

Y parece que fue ayer cuando me aprendí mi primera poesía…
Mois

By

Desfigurado

El doliente siervo estaba tan desfigurado que no parecía humano (Is. 52:14)


Con rostro inhumano, bajando hasta el sótano del ser humano.
Mois

By

JC – Tú y yo

Pasabas por allí, no sé bien
qué vibró dentro de mí
y sin pensar me fui detrás de ti.
La luna en tu melena me ayudó a
seguir tus pasos por la acera
pero al doblar la esquina del bazar
no se como te perdí.

En plena confusión escuché
dentro de mi corazón
como una voz marcando la señal.
Iba diciendo, me va diciendo
tú, tú y yo, tú y yo, tú y yo.

En miles de movidas me metí
por seguir de tras de ti,

pero al final encontré el lugar
y en medio de la luz estabas esperando
tú, tú y yo, tú y yo, tú y yo.

Colgado de dos palos y amarrado
por los pies y por las manos
me pregunté ¿quién lo pudo hacer?
Trepé por la madera y aparté
de tu cara la melena y te besé.
Tres palabras rotas escaparon de tus labios:

tú, tú y yo, tú y yo, tú y yo
tú, tú y yo, tú y yo, tú y yo
tú, tú y yo, tú y yo, tú y yo.

Tú y yo, Señor… Tú y yo.
Mois

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies