Los esquimales no existen

– Los esquimales no existen.
– ¿En qué te basas para hacer esa afirmación tan categórica? Yo los he visto en fotos…
– Pero están trucadas. Seguro. Porque, amigo, los esquimales no existen.
– Veamos… tengo un amigo que ha ido allí y conoce unos cuantos.
– Tú amigo no los conoce. Sólo cree conocerlos. En realidad están en su imaginación, porque te aseguro que los esquimales no existen.
– Creo que estás equivocado. Sólo porque tú no los conozcas no puedes asegurar que no existen. Ese es tú problema. Que sólo crees lo que quieres creer.
– No tienes pruebas de ello.
– Las tengo. Pero a ti no te valen. Así que, si quieres seguir pensando que los esquimales no existen, allá tú. Pero existen. A pesar de lo que tú creas.

Su existencia es independiente de que creas o no. Ahora, cree lo que quieras creer.

Mois