Buscando mi nombre

Mois Veros

By

¿Por qué nos odian tanto?

Llegaste en cuarto menguante a mi lado
y con la luna llena
me dijiste adiós.
Seguiste ese rastro de migas
de pan olvidado,
de migas de pan
que nadie siguió.

Te di un anillo
y una espina de rosa
y me regalaste tu corazón.
Juntos coleccionamos derrotas,
botellas vacías,
puestas de sol.

Dónde fue a parar
el tren que nunca cogimos.
Dónde fue a parar
el eco de aquel sonido.
Ahora quién lo dio
por perdido aquel sonido.

El humo nos llegó.
El humo nos cegó.

Picamos los cebos
de todas las trampas,
creyendo que nunca
nos irían a atrapar.

La orquesta anunció
la última danza
pero no tuvimos
fuerzas para bailar.

Y ahora me temo
que se ha hecho muy tarde,
ya nada tiene el mismo color,
se convirtió el vino en vinagre,
las uvas en pasas
y el amor en dolor.

Dónde fue a parar
el tren que nunca cogimos.
Dónde fue a parar
el eco de aquel sonido.
Ahora quién lo dio
por perdido aquel sonido.

El humo nos llegó.
El humo nos cegó.

El tren que nunca cogimosM-Clan

Y alquien se preguntó… ¿por qué nos odian tanto?

Mois

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies