Buscando mi nombre

Mois Veros

By

Estar solo

La capacidad de estar solo es la capacidad para amar. Puede lucir paradójico para ti, pero no lo es. Es una verdad existencial.
Solamente aquellas personas capaces de estar solas son capaces de amar, de compartir, de entrar en las más profundas capas de la otra persona, sin posesividad, sin volverse dependientes del otro, sin reducir al otro a un objeto y sin convertirse en adictos del otro. Le permiten al otro absoluta libertad, porque saben que si el otro se va, permanecerán tan felices como están.
Su felicidad no puede ser llevada por el otro, porque no proviene del otro. Entonces, ¿porqué querran estar juntos? Porque ya no es más una necesidad, sino un lujo: ellos son felices al compartir; ellos son tan felices en sí mismos que quieren vertirlo en otro. Ellos saben como tocar el instrumento musical de su vida como virtuosos solistas. El flautista sabe disfrutar de su flauta como solista… y si viene y se encuentra con un solista de las cuerdas con quien disfrutar conjuntamente de su música a dúo, entonces haran armonía entre la flauta y las cuerdas.

A dúo.
Mois

By

Las cosas que no pude responder

¿Por qué aún sientes dentro de tu pecho todos los latidos de mi cuerpo?
¿Por qué no dejo de sentir que todavía formas parte de mi piel?
¿Por qué decides que te quieres volver loca cuando yo me he vuelto cuerdo?
¿Por qué intentamos avanzar mirando de reojo lo que pudo ser?

¿Por qué las cosas que arreglamos al besarnos las rompemos con palabras?
¿Por qué si yo te digo “adiós”… el corazón me dice “inténtalo otra vez”?
¿Por qué parece que sólo nos entendemos con las luces apagadas?
¿Quién diablos sabe calcular bien la distancia que debemos mantener?

El corazón… es un alumno limitado que nunca aprende.
El corazón… siempre la misma asignatura para septiembre.

¿Por qué es tan raro que el amor siempre resiste mucho más de lo que dura?
¿Por qué hay cuestiones en mi piel que sólo puede respondérmelas tu piel?
¿Por qué si vuelves a mandar algun mensaje aún se me rompen las costuras?
¿Por qué hacemos cosas que juramos que no llegaríamos hacer?

¿Por qué si aún sientes lo de antes tus ojos me dicen ya no me haces falta?
¿Por qué si siento lo de siempre no me atrevo a decirte “quédate”?
¿Por qué será que la felicidad ya nunca nos devuelve la llamada?
Creo que llamaré a esta canción “las cosas que no pude responder”.

El corazón… es un alumno limitado que nunca aprende.
El corazón… siempre la misma asignatura para septiembre.

El corazón… que sale a caminar con los cordones desatados.
El corazón serán los restos de un tal vez que no ha cicatrizado.
El corazón parece ser que está empeñado en que lleguemos tarde…
El corazón… que ya está acostumbrado a caminar sobre un alambre…

El corazón…

Las cosas que no pude responder…
Mois

By

Aceptación de todo

“El verdadero amor no se reduce a lo físico o a lo romántico; el verdadero amor es la aceptación de todo lo que el otro es, de lo que ha sido, de lo que será y de lo que ya nunca podrá ser”.


Aceptación de todo.
Mois

By

Lávame

Lávame por completo de mi maldad, y límpiame de mi pecado. Sal 51, 2

Lávame, Señor, límpiame tú.
Mois

By

Valor

Hay que tener valor para dejarse matar por ella, muchísimo más valor para matar por ella… pero hay que estar loco de coraje para estar dispuesto a vivir una vida sin ella.

Valor… valentía de amar.
Mois

By

Salida fácil

Claro, ya te entiendo. Es más fácil así. Es mucho más sencillo no querer. No arriesgar nada, no alterar tu vida, ni pegar una patada por nadie o por nada. Porque el amor duele, quema, desvela… Tú sigue así, siendo un cobarde, que el amor solo es para los que se atreven a poner su mundo patas arriba sin pensar en el mañana.. y si no estás dispuesto a jugar tus cartas, tampoco te mereces que nadie lo haga por ti, eso tenlo claro.
(Y ahí llega mi problema, que sin que tú juegues las cartas, yo jugaría cada una de mis cartas POR TI.)


Es más fácil, pero vivir sin amor no es vivir plenamente.
Mois

By

El perdón

El perdón no cambia el pasado…

…pero le da sentido al futuro.

Todo tiene un porqué. Forma parte de un Plan.
Mois

By

Ella

Ella es realista. La realidad es dura y cruel y ella lo ha aprendido de las peores formas. Ella es infantil cuando le conviene, sueña con cosas casi imposibles de cumplir. Ella ama la fotografía y la música. Ella te promete que será feliz, incluso aunque ya no formes parte de su vida.
-Fantasía vs realidad-

Me sigue recordando…
Mois

By

La tierra no es de nadie

La tierra no es de nadie.

¿Por qué matar por el suelo que pisas?
Mois

By

Co-razones

No hace falta que me digáis eso de que perdéis la cabeza
por eso de que sus caderas…
Ya sé de sobra que tiene esa sonrisa y esas maneras
y todo el remolino que forma en cada paso de gesto que da.
Pero además la he visto seria, ser ella misma,
y en serio que eso no se puede escribir en un poema.
Por eso, eso que me cuentas de que mírala cómo bebe las cervezas,
y cómo se revuelve sobre las baldosas y qué fácil parece a veces enamorarse.

Todo eso de que ella puede llegar a ser ese puto único motivo
de seguir vivo y a la mierda con la autodestrucción…
Todo eso de que los besos de ciertas bocas saben mejor es un cuento que me sé desde el día que me dio dos besos y me dijo su nombre.
Pero no sabes lo que es caer desde un precipicio y que ella aparezca de golpe y de frente
para decirte, venga, hazte un peta y me lo cuentas.
No sabes lo que es despertarte y que ella se retuerza y bostece,
luego te abrace y luego no sepas cómo deshacerte de todo el mundo.

Así que supondrás que yo soy el primero que entiende,
el que pierdas la cabeza por sus piernas y el sentido por sus palabras,
y los huevos por un mínimo roce de mejilla.
Que las suspicacias, los disimulos cuando su culo pasa,
las incomodidades de orgullo que pueda provocarte,
son algo con lo que ya cuento.
Quiero decir que a mí de versos no me tienes que decir nada,
que hace tiempo que escribo los míos.

Que yo también la veo.
Que cuando ella cruza por debajo del cielo solo el tonto mira al cielo.
Que sé como agacha la cabeza, levanta la mirada y se muerde el labio superior.
Que conozco su voz en formato susurro, y en formato gemido,
y en formato secreto.
Que me sé sus cicatrices,
y el sitio que la tienes que tocar en el este de su pie izquierdo para conseguir que se ría,
y me sé lo de sus rodillas,
y la forma que roza las cuerdas de una guitarra.

Que yo también he memorizado su número de teléfono,
pero también el número de sus escalones,
y el número de veces que afina las cuerdas antes de ahorcarse por bulerías.
Que no sólo conozco su última pesadilla,
también las mil anteriores,
y yo sí que no tengo cojones a decirle que no a nada,
porque tengo más deudas con su espalda
de las que nadie tendrá jamás con la luna
(y mira que hay tontos enamorados en este mundo).
Que sé la cara que pone cuando se deja ser completamente ella,
rendida a ese puto milagro que supone que exista.

Que la he visto volar por encima de poetas que valían mucho más que estos dedos,
y la he visto formar un charco de arena rompiendo todos los relojes que la puso el camino,
y la he visto hacerle competencia a cualquier amanecer por la ventana:
no me hablen de paisajes si no han visto su cuerpo.
Que lo de “Mira sí, un polvo es un polvo”,
y eso del tesoro pintado de rojo sobre sus uñas
y sólo los sueños pueden posarse sobre las cinco letras de su nombre.

Que te entiendo. Que yo escribo sobre lo mismo. Sobre la misma.
Que razones tenemos todos.

Pero yo, muchas más que vosotros.

Que razones tenemos todos pero YO muchas más que vosotros.
Mois

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies