Buscando mi nombre

Mois Veros

By

Quién me ha robado el mes de abril

En la posada del fracaso,
donde no hay consuelo ni ascensor,
el desamparo y la humedad
comparten colchón
y cuando, por la calle,
pasa la vida, como un huracán,
el hombre del traje gris
saca un sucio calendario del
bolsillo y grita
¿quién me ha robado el mes de abril?
¿Pero cómo pudo sucederme a mí?
¿Quién me ha robado el mes de abril?
Lo guardaba en el cajón
donde guardo el corazón.
La chica de BUP casi todas
las asignaturas suspendió
el curso en que preñada
aquel chaval la dejó y cuando en la pizarra
pasa lista en profe de latín
lágrimas de desamor
ruedan por la página de un bloc
y en él escribe
¿quién me ha robado el mes de abril?
¿Cómo pudo sucederme a mí?
¿Pero quién me ha robado el mes de abril?
Lo guardaba en el cajón
donde guardo el corazón.
El marido de mi madre
que en el último tren se largó
con una peluquera
veinte años menor
y cuando exiben esas risas
de Instamatic en París,
derrotada en el sillón,
se marchita viendo Falcon Crest
mi vieja y piensa
¿quién me ha robado el mes de abril?
¿Cómo pudo sucederme a mí?
¿Pero quién me ha robado el mes de abril?
Lo guardaba en el cajón
donde guardo el corazón.

Siempre acaba siendo un mes de abril.
Mois

By

Peces de ciudad

Se llamaba Alain Delon
el viajero que quiso enseñarme a besar
en la Gare d`Austerlitz.
Primavera de un amor,
amarillo y fugaz como el sol
del veranillo de San Martín.

Hay quien dice que fui yo
la primera en olvidar,

cuando en un si bemol de Jacques Brel
me perdí “dans le port d`Amsterdam.”

En la fatua Nueva York
da más sombra que los limoneros
la Estatua de la Libertad.

Pero en Desolation Row,
las sirenas de los petroleros,
no dejan reír ni volar.

Y en el coro de Babel,
desafina un español.
No hay más ley que la ley del tesoro
en las minas del rey Salomón.

Desafiando el oleaje
sin timón ni timonel,
por mis sueños va ligero de equipaje
sobre un cascarón de nuez
mi corazón de viaje,

luciendo los tatuajes
de un pasado bucanero
de un velero al abordaje,
de un no te quiero querer.

Y cómo huir
cuando no quedan islas para naufragar
al país donde los sabios
se retiran del agravio
de buscar labios
que sacan de quicio.

Mentiras que ganan juicios tan sumarios
que envilecen el cristal de los acuarios
de los peces de ciudad,
que perdieron las agallas
en un banco de morralla
que nadan por no llorar.

El Dorado era un champú,
la virtud unos brazos en cruz,
el pecado una página web.

En Macondo comprendí
que al lugar donde has sido feliz
no debieras tratar de volver.

Cuando en vuelo regular,
surqué el cielo de Madrid,
me esperaban dos pies en el suelo
que no se acordaban de mí.

Desafiando el oleaje
sin timón ni timonel,
por mis sueños va ligero de equipaje
sobre un cascarón de nuez
mi corazón de viaje,

luciendo los tatuajes
de un pasado bucanero
de un velero al abordaje,
de un no te quiero querer.

Y cómo huir
cuando no quedan islas para naufragar
al país donde los sabios
se retiran del agravio
de buscar labios
que sacan de quicio.

Mentiras que ganan juicios tan sumarios
que envilecen el cristal de los acuarios
de los peces de ciudad,
que perdieron las agallas
en un banco de morralla.
en una playa sin mar.

Que al lugar donde has sido feliz no debieras tratar de volver.
Mois

By

Si aun no lo ves – no temas

Si aun no lo ves, pronto lo verás,
todo un Dios enamorado de ti.
Habla bien de Él, que no mentirás,
todo lo hizo para hacerte feliz.

Lo que pasa es que el mundo no quiere escuchar,
no vaya a ser que vea, que entienda y se empape
de esta alegría que nos quiere regalar,
no vaya a ser que entienda, se convierta y se sane.

No temas a la luz, no temas a la paz,
no temas a la alegría no tengas miedo a ser feliz,
porque Él es el camino que se ha abierto para ti,
porque Él es el que es ahora puedes ser feliz.

No temas. Si aun no lo ves… pronto lo verás.
Mois

By

Pájaros de Portugal

No conocían el mar
y se les antojó más triste que en la tele.

Pájaros de Portugal:
sin dirección, ni alpiste, ni papeles.

Él le dijo “vámonos”
“¿dónde?” le respondió llorando ella.

Lejos del altar mayor
en el velero pobretón de una botella.
Despójate del añil, redil del alma
de nardo con camisa.
Devuélveme el mes de abril.
Se llamaban Abelardo y Eloísa,
arcángeles bastardos de la prisa.

Alumbraron el amanecer muertos de frío.
Se arroparon con la sensatez del desvarío,
tuyo y mío, de vuelta al hogar
qué vacío deja la ansiedad,
qué vergüenza tendrán sus papás.

Sin alas para volar,
prófugos del instituto y de la cama.
Pájaros de Portugal:
apenas dos minutos, mala fama.
Luego la Guardia Civil les decomisó
el sudor y la sonrisa,
las postales de Estoril, sin posada,
sin escudos y sin Visa.
Se llamaban Abelardo y Eloísa.

Bucearon contra el Everest y se ahogaron.
Nadie les enseñó a merecer el amparo
de la virgen de la soledad
¡qué pequeña es la luz de los faros!

Bucearon contra el Everest y se ahogaron.
Nadie les enseñó a merecer el amparo
de la virgen de la soledad
¡qué pequeña es la luz de los faros!
de quien sueña con la libertad…

Bucearon contra el Everest… y se ahogaron.
Mois

By

Faithfully – fielmente

Highway run
Into the midnight sun
Wheels go round and round
Your’re on my mind.

Restless hearts
Sleep alone tonight

Sending all my love
Along the wire.

They say that the road
Ain’t no place to start a family

Right down the line
It’s been you and me
And lovin’ a music man
Ain’t always what it’s supposed to be
Oh, girl, you stand by me
I’m forever yours – faithfully

Circus life
Under the big top world
We all need the clowns
To make us smile.

Through space and time
Always another show
Wondering where I am
Lost without you.

And being apart ain’t easy on this love affair
Two strangers learn to fall in love again
I get the joy of rediscovering you

Oh, girl, you stand by me
I’m forever yours – faithfully

Oh, oh, oh, oh
Faithfully, I’m still yours
I’m forever yours
Ever yours – faithfully

Fielmente…
Mois

By

Historia de un Hombre… y un Monstruo

Clopín: Muy de mañana despierta a París la canción de Notredame, redoblan campanas por el sena gris, suena el son de notredame. Sus campanas que a veces son truenos y otras veces parecen cristal. Y siempre será el alma de la ciudad su canción, el son de Notre Dame.
Escuchad, son preciosas, ¿no? Hay tanto colorido en sus sonidos, tantos humores cambiantes. Porque, ¿sabéis? Ellas no tañen por sí mismas.
Clopín (marioneta):Ah, ¿no?
Clopín: No, bobito. Allí arriba, allá en el sombrío campanariovive el misterioso campanero. ¿Quién es esa criatura?
Clopín (marioneta): ¿Quién?
Clopín: ¿Qué es?
Clopín (marioneta): ¿Qué?
Clopín: ¿Cómo llegó hasta allí?
Clopín (marioneta): ¿Cómo?
Clopín: ¡Chitón! Clopín os lo contará. Es una historia que habla de un hombre y de un monstruo.

Ésta es la historia que empieza en los muelles de noche en Notre Dame:
Padre: ¡Hazle callar! ¡Nos descubrirán!
Madre: ¡Calla, chiquitín!
Cuatro asustados gitanos se acercan sin ruido a Notre Dame.
Barquero: Cuatro monedas por traeros hasta París.
Pero van a caer en la trampa y ante ellos, altiva, verán una horrible figura de voz más oscura que el son.
Padre: El Juez Claude Frollo.
El son de Notre Dame. El Juez Frollo lucha contra vicio y corrupción, ve pecado en todo menos en su corazón.
Frollo: Llevad esa chusma gitana al Palacio de Justicia.
Soldado: Eh tú, ¿qué ocultas ahí?
Frollo: Sin duda, es mercancía robada. Quitádsela.
¡Ella huyó!
Madre: ¡Me acojo a Sagrado! ¡Nos acogemos a Sagrado!
Frollo: ¿Un bebé? ¡Un monstruo!
“¡Detente!” gritó el Archidiácono.
Frollo: Esto es un demonio atroz. Lo devuelvo al infierno a donde pertenece.
Archidiácono: Mira qué sangre inocente has vertido a los pies de Notre Dame.
Frollo: Soy inocente, ella corrió, yo la perseguí.
Archidiácono: ¿Vas a matar a ese niño también a los pies de Notre Dame?
Frollo: Mi conciencia está tranquila.
Archidiácono: Tú podrás engañarte a ti mismo, defender tu inocencia en tu clan. Mas no tiene perdón la maldad de tu acción porque hay, mil ojos hay en Notre Dame.
Frollo el déspota notó quebrarse su altivez, la punzada del temor sintió por una vez.
Frollo: ¿Qué debo hacer?
Archidiácono: Criarle y cuidarle como si fuera vuestro.
Frollo: ¿Qué? ¿Deberé cargar con este deforme? Está bien. Pero que viva con vosotros en vuestra iglesia.
Archidiácono: ¿Vivir aquí? ¿Dónde?
Frollo: Donde sea. Yo te esconderé donde jamás sepan de ti… tal vez en el campanario y, ¿quién sabe? El Señor tiene caminos inescrutables. Tal vez algún día pueda hacer algo por ti O tú por mí.
Y Frollo le puso al niño un cruel nombre, “Formado a medias” significaba: Quasimodo. No, nunca las gentes adivinarán en el son de Notre Dame ¿quién será hombre? ¿quién monstruo será? Suena el son, son, son, son, son, son, son, son, son de Notre Dame.

Puedes elegir: ser un Hombre… o ser un Monstruo.
Mois

By

Nada

Ya no tengo sufrimiento
Ya no tengo quién me mienta
Ya no tengo a quién contarle
Lo que tengo en mi cabeza

Ya no siento desconfianza
Ya no siento más violencia
Ya no siento que mi vida
Valga menos que tu ausencia

Ya no me importa tu destino
Ya solo quiero hallar el mío
Ya no me asombra tu existencia
Ya no me asombra nada, nada

Ya no tengo que explicar
Ya no tengo quién me juzgue
Ya no tengo a quién pedirle
Una opinión sobre mi vida

Ya no siento el alma ciega
Ya no siento el alma muerta
Ya no siento que mi vida
Valga menos que tu ausencia

Ya no me importa tu destino
Ya solo quiero hallar el mío
Ya no me asombra tu existencia
ya no me asombra nada, nada

Para mi ya no existes tiempo
Para mi ya no existes
Para mi ya no queda nada
Para mi ya no queda nada

Ya no siento que mi vida valga menos…
Mois

By

Tienes que saber

Alguien comenta que cada vez estás más guapa,
y ya lo sé, pero te veo tan triste.
No he dejado de utilizar el boli rojo
con el que tú me cuentas toda tu vida.
Y haces como que todo te da igual,
y acto seguido te echas a llorar.
Y yo no quiero mirar.

Si vuelves con las alas rotas, dejaré el hacha enterrada.
Pero tienes que saber, que no soy de piedra, y puede ser,
que si me buscas, te encuentres entre mis brazos otra vez.
Si vuelves con las alas rotas, pide tregua y mírame.
Pero tienes que saber, no soy idiota y no volveré
a pensar que esta vez, será mejor que lo de ayer.

Alguien comenta que puede ser, que estés cambiada,
y yo no sé, pero te veo y recuerdo,
esa forma que tienes de decir cualquier cosa,
para evitar decir sólo lo siento.
Y te parece que es lo más normal,
que después de todo, siga aquí,
con lo que me has hecho pasar.

Si vuelves con las alas rotas, dejaré el hacha enterrada.
Pero tienes que saber, que no soy de piedra, y puede ser,
que si me buscas, te encuentres gimiendo contra la pared.
Si vuelves con las alas rotas, pide tregua y mírame.
Pero tienes que saber, no soy idiota y no volveré
como un perro otra vez.

Prefiero estar sólo y pensar.
Prefiero estar sólo y pensar.
Prefiero estar sólo y pensar.

Prefiero estar solo… y pensar…
Mois

PD: Descubrimiento increíble el de Guille. Sabía que tocaba y componía, pero me ha desarmado que sea TAN bueno.

By

Números cardinales

Uno fue la luna que dejaste en mi colchón, dos tus ojos.
Tres de cuatro barcos naufragaron en la forma de tus modos.
Cinco las mañanas esperando a que volvieras del trabajo
y seis canciones llevo sin dejarte de querer y aún no he acabado.
Siete los hoteles que dejamos sin aliento, y menos solos.
Ocho vinos duelen al soñarte, equivocada en brazos de otro.
Nueve teclas grises de un piano de pared desafinado, y
cinco dedos con mis otros cinco te recuerdan demasiado.
Con todo para ti, nada a mi lado.

Si quieres, te ayudo a subir bolsas del mercado.
Si quieres, hacemos el verano algo mas largo.

Si quieres, nos quitamos la ropa y leemos algo.
Que la luna siempre llena de tus besos.

Once taxis libres enfadados, mientras tú y yo de la mano.
Doce los reclutas que pasaron por tu campo concentrado.
Trece buena suerte si es que pasas sin maletas por mi barrio
y puede que el catorce de febrero se nos junte con los labios.
Con todo para ti, nada a mi lado.

Si quieres, toda canción de amor lleva tu nombre.
Si quieres, decimos a Sabina que nos nombre.
Si quieres, buscamos en el cielo más razones.
Que la luna es niña que juega y se esconde.

Si quieres, si quieres…

Números que forman parte de la vida.
Mois

By

Dime

Dime dónde va la fe
que se desploma cuando no te ve.
Dime dónde va el amor
si te vas, si te pierdo, dímelo.

Adónde irá a parar el desconsuelo
si te empieza a echar de menos, y
dime donde voy a ir, yo, sin ti.

Dime, dime,
que quiero saber donde voy a caer,
donde estás que no encuentro las alas del viento.
Dime, dime,
que quiero saber cómo puedo volver
a encender la luz, apagándome.

Dime dónde va la fe
cuando no queda nada que creer.

Dime dónde va el amor
cuando hay sentimientos que, sin ti, se mueren dentro.

Sin ganas de luchar
nace un credo, y siempre queda cerca un cielo…
Pero dime, si hay un credo para mí
si estoy sin ti.


Dime… Dios mío, ¿por qué me has abandonado?

Mois

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies