Buscando mi nombre

Mois Veros

By

Lávame

Lávame por completo de mi maldad, y límpiame de mi pecado. Sal 51, 2

Lávame, Señor, límpiame tú.
Mois

By

El perdón

El perdón no cambia el pasado…

…pero le da sentido al futuro.

Todo tiene un porqué. Forma parte de un Plan.
Mois

By

Gracias

Corría el año 1985 cuando tres amigos que aún no se conocían llegaron a este mundo. Sin saber el camino que les quedaba, sin saber qué les aguardaba. Eran niños, inocentes, alegres, pero lo que no sabían era que la fe crecía en ellos, era algo tan sencillo, pero tan fuerte, que pasó a ser una pasión. Una dedicación, una forma de vida. Dios estaba en ellos, en su mirada, en su sonrisa, en su interior.
Su confirmación fue algo especial, fue la luz quien los señaló. Ellos serían el futuro de una gran generación. Era tan grande el amor que tenían hacia Él, hacia el Señor, que decidieron compartirlo, enseñarlo a los demás. Querían que los niños, desde pequeños, conocieran a Jesús.

El Señor nació en nuestro interior y así todo comenzó,
con la llama de Su amor creciendo en el corazón.
Con la música y la fe queremos decir: Gracias.
Gracias.

Nosotros empezamos siendo un grupo de esos niños pero algo nos decía que esta aventura sería única. Iba a ser la semilla de un gran amor. Y así ha sido. Maravilloso. Increíble. No lo podremos olvidar.Os agradecemos todo lo que habéis hecho. Nos habéis dado esa magia que nos ha ayudado a entregarnos al Señor.
Siempre recordaremos estos tres años, ha sido una de las mejores experiencias vividas. Gracias por ayudarnos a estar más cerca de Él. Ahora, sentados bajo las estrellas empezamos un camino nuevo. Nos habéis dado las alas, vamos a volar. Vamos a llegar al corazón, como vosotros hicisteis con nosotros.

El Señor nació en nuestro interior y así todo comenzó,
con la llama de Su amor creciendo en el corazón.
Con la música y la fe queremos decir: Gracias.
Gracias.

Gracias a vosotros. Vosotros le habéis dado sentido a estos tres años.
Mois

By

A quien te odia

Habéis oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo. Pero yo os digo: amad a vuestros enemigos y rogad por los que os persiguen, para que seáis hijos del Padre Celestial, que hace salir el sol sobre malos y buenos, y llover sobre justos e injustos. Mt 5, 43-46

El amor al enemigo no consiste en ignorarlo, o en soportarlo, si no en reconocer que se le necesita, en descubrir la semillas del Verbo que también germinan en él, en buscar lo que nos une y no tanto lo que nos divide, en pedirse perdón en privado y en público… el amor es paciente, servicial, no lleva cuentas del mal, todo lo soporta, todo lo espera.
Señor Jesús, bendice a quiénes me odian y atacan, y convierte mi corazón para que pueda amar como tú lo haces.

Si no amas a tus enemigos ¿en qué se nota que eres de Cristo?
Mois

By

El dilema del erizo

¿Conoces el dilema del erizo? Si un erizo quiere compartir su calor con otros erizos, cuanto más se acercan, más daño se hacen. Es lo mismo con la gente.

Ritsuko Akagi, Evangelion


Quiero estar dispuesto a aceptar el dolor de sus púas.
Mois

By

Tras tus pasos

Tras tus pasos…

…para descansar en ti.

Estar en Ti para que estés en mí.
Mois

By

Bueno o idiota


Mejor ser bueno que ser idiota.
Mois

By

Enfermo

Llaman enfermedad a la homosexualidad pero ¿por qué no llaman enfermedad a la fe?

Esta es la frase que da origen a mi reflexión. Enfermedad… ¿qué es enfermedad? ¿Es algo que te afecta tan internamente que te cambia por completo? ¿Acaso algo que te corre por las venas y no puedes evitar?
¿No es cierto que, en el fondo, todo hombre está enfermo? La enfermedad se asocia con algo malo, negativo… ¿debe ser pues erradicada desde el punto de vista racional?
Desde muy pequeño he padecido miopía. Es una enfermedad. Pero es parte de mí. Y aunque mis ojos ahora ven con nitidez gracias a un laser, en mi interior, en mi ADN llevo la marca de la enfermedad. ¿Eso me hace peor?
¿Me hace eso descartable? Nunca me he sentido inferior, ni enfermo aun siéndolo. Y he necesitado corrección, una solución a mi situación ya de por sí desventajosa. Y la he tenido, y cada vez mejor. Pero eso no ha cambiado mi naturaleza enferma, ni me ha restado dignidad.
¿Qué es, pues, la enfermedad? Porque si es algo que te hace ir en contra de ti mismo, que te hace daño… el amor es una enfermedad. Pero no el estúpido amor que te venden en las películas, sino el de verdad, el que duele, el que se entrega y se sacrifica. Si es algo irracional, amar al prójimo es irracional.
Si es creer que siempre hay esperanza, si es darlo todo sin esperar nada a cambio, si es conocer el Amor más grande que se pueda concebir… probablemente la fe sea una enfermedad. La enfermedad más dulce y enriquecedora que existe.
Sí, irracional. Sí, contra ti mismo. Sí, en lo más profundo de tu ser.
Y al final resulta que, una vez más, y sin haberme dado cuenta… estoy enfermo.

Estoy enfermo… pero no me importa.
Mois

By

75%


Con humor, siendo 100% de Dios.
Mois

By

Simple tal vez, pero no fácil

– Hermano gemelo. ¿Tú has sido Fallon todo el tiempo?
– No. Ambos éramos Fallon y ambos éramos Borden.
– ¿Eras el que entraba en la caja o el que salía de ella?
– Nos turnábamos. El truco consistía en el cambio.
– Carter lo sabía, lo sabía. Pero le dije que eso era demasiado fácil.
– No. Simple, tal vez… pero no fácil. No tiene nada de fácil que dos hombres compartan una vida.

Verás, el sacrificio, Robert, es el precio de un buen efecto. Pero tú no tienes ni idea de eso.
Mois

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies