Buscando mi nombre

Mois Veros

By

Obras de la luz

Tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Hijo único, para que quien crea en él no perezca, sino tenga vida eterna. Dios no envió a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por medio de él. El que cree en él no es juzgado; el que no cree ya está juzgado, por no creer en el Hijo único de Dios. El juicio versa sobre esto: que la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron las tinieblas a la luz. Y es que sus acciones eran malas. Quien obra mal detesta la luz y no se acerca a la luz, para que no delate sus acciones. En cambio, quien procede lealmente se acerca a la luz para que se manifieste que procede movido por Dios. Jn 3, 16-21


El que encubre sus pecados no prosperará; mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia. Prov 28:13

Mois

By

Diiiler

Entonces, ¿cómo llaman a los camellos en Egipto?

Diiiler, Diiiler

Dedicado a Maite y Fuen.

Risas peregrinas.

Mois

By

El regreso

Cuando emprendas tu viaje a Ítaca
pide que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de experiencias.
No temas ni a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al colérico Poseidón,
seres tales jamás hallarás en tu camino,
si tu pensar es elevado, si selecta
es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.

Ni a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al salvaje Poseidón encontrarás,
si no los llevas dentro de tu alma,
si no los yergue tu alma ante ti.
Pide que el camino sea largo.
Que sean muchas las mañanas de verano
en que llegues –¡con qué placer y alegría!–
a puertos antes nunca vistos.

Ten siempre a Ítaca en tu pensamiento.
Tu llegada allí es tu destino.
Mas no apresures nunca el viaje.
Mejor que dure muchos años
y atracar, viejo ya, en la isla,
enriquecido de cuanto ganaste en el camino
sin aguardar a que Ítaca te enriquezca.

Ítaca te brindó tan hermoso viaje.
Sin ella no habrías emprendido el camino.
Pero no tiene ya nada que darte.
Aunque la halles pobre, Ítaca no te ha engañado.
Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,
entenderás ya qué significan las Ítacas.
C. P. CAVAFIS

Regresar a casa… y traerte conmigo.

Mois

By

El final de un camino

El comienzo de otro

Un camino de mil millas empieza con un primer paso.
Mois

By

El silencio interior…

… para encontrarme Contigo.

Habla Señor, que tu siervo escucha.
Mois

By

Soledad

No estoy solo. El Señor camina conmigo.
Mois

By

Dar sin medida

Entonces, un hombre rico dijo: «Háblanos del dar».Y el profeta contestó:
–Dais muy poca cosa cuando dais de lo que poseéis. Cuando dais algo de vosotros mismos es cuando realmente dais. ¿Qué son vuestras posesiones sino cosas que atesoráis por miedo a necesitarlas mañana? (…)
Hay quienes dan poco de lo mucho que tienen y lo dan buscando el reconocimiento que malogra su regalo. Y hay quienes tienen poco y lo dan todo. Éstos son los que viven confiando en la vida, y su cofre nunca está vacío. Hay quienes dan con alegría y esa alegría es su premio. Y hay quienes dan con dolor y ese dolor es su bautismo. (…)
Es bueno dar algo cuando ha sido pedido, pero es mejor dar sin demanda, comprendiendo las necesidades del otro. (…)
Decía a menudo: «Daría, pero sólo al que lo mereciera». Los árboles en vuestro huerto no dicen así, ni lo dicen vuestros rebaños en la pradera. Ellos dan para vivir, porque guardar es perecer…

GIBRAN KHALIL GIBRAN, El profeta

Porque la vida está en darse.
Mois

By

Flechas amarillas

En tu vida cotidiana, ¿estás perdido o ves flechas amarillas, signos que te ayudan a tomar la ruta correcta? ¿Cuáles? ¿Les prestas atención? ¿Quiénes son las flechas amarillas de tu vida? ¿Qué personas van ayudándote a seguir tu camino? ¿De quiénes escuchas consejos? ¿En quién te apoyas? Jesús… ¿es para ti una flechas amarilla? Y tú, ¿lo eres para los demás?

Sé una flecha. Confía en el Señor.
Mois

By

Mirar al cielo…

… y contemplar las estrellas.

Mois

By

PADRENUESTRO PEREGRINO

Padre Nuestro,
que estás en los caminos,
venga a nosotros tu aliento,
que nos guía en la encrucijada;
hágase tu voluntad,
así en el calor como en el frío.
La ruta nuestra de cada día
ilumínala hoy.
Auxilia nuestros desfallecimientos,
así como nosotros auxiliamos
a los que desfallecen.
No nos dejes caer en la aflicción
y líbranos de todo mal.
Amén.

Peregrino en la vida, alzo a Ti mi oración.
Mois

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies