Buscando mi nombre

Mois Veros

By

Se nota – I feel it

– ¿Tú en qué crees?
– Yo creo en Dios.
– ¿Eres cristiano?
– Sí.
– Se nota. Porque eres muy tranquilo y sereno y siempre estás sonriendo.

Gracias por preguntar ^_^.

– What you believe in?
– I believe in God.
– Are you christian?
– Yes.
– I feel it. Because you are very quiet and peaceful and you’re always smiling.

Thank you for asking me ^_^.

Mois

By

De lo divino y lo humano

Llevo un tiempo preguntándome por qué no me inspiro para escribir algo sensacional capaz de demostrarte lo que late en mi interior. No sé si será que se me acabaron las palabras bonitas o que sencillamente tú me dejas sin palabras.
¿Será, tal vez, que eres la persona que Dios tiene para mí en Su Plan y por eso no necesito más que hablar contigo sobre 14 pesetas?
A lo mejor es que, por primera vez, me sobran las palabras y el silencio de una mirada lo dice todo. O quizá es que ahora no necesito escribirte para ser consciente de ese sentimiento.
No sé que será. Lo que sé es que quiero pasarme la vida hablando contigo de lo divino y lo humano.

Recuerda que sigue vigente mi lista de deseos

Mois

By

Herido

Me ha herido recatándose en las sombras,
sellando con un beso su traición.
Los brazos me echó al cuello y por la espalda
partióme a sangre fría el corazón.
Y ella prosigue alegre su camino,
feliz, risueña, impávida. ¿Y por qué?
Porque no brota sangre de la herida,
porque el muerto está en pie.

Gustavo Adolfo Bécquer

Sigo en pie.

Moisés de los montes

By

Dios en Rn

Vivimos en un mundo de 4 dimensiones, 3 espaciales y 1 temporal.
¿Cómo comprender a Dios cuando somo tan limitados?
Dios vive en R^n.

¿Se puede alcanzar la dimensión del Amor?

Mois

By

La sonrisa que me costó la vida

El coche se detuvo y de su interior surgió una voz irritada.
– ¿Pero tú eres gilipollas?
– No. – respondí – Y debería saber que está en verde para mí y puedo pasar.
– ¿Me estás vacilando? – bramó de nuevo.
– Sólo le digo lo que ha pasado. Está bien, no pasa nada. Sigamos nuestros caminos – dije, y sonreí.
Entones bajó del coche un individuo fornido con tono amenazante.
– ¿Te estás riendo de mí?
– No, señor. Sólo le sonreía para quitarle importancia a este malentendido.
– Me estás vacilando – me increpó, y acto seguido me asestó un puñetazo en plena mandíbula, haciendome sangrar y tirandome al suelo. Mi sangre salpicó su puño, que no se molestó en limpiar.
Me levanté y lo miré. No encontró la mirada que esperaba: una mirada de odio, de temor, de ira. Para su sorpresa encontró una mirada serena, tranquila y, de nuevo, una sonrisa.
– Lo lamento, pero creo que se ha confundido – dije – mi intención era que nuestro desencuentro quedase sólo en eso. No quería que pensara que me reía de usted.
Empezó a perder los nervios y a despotricar contra mí. Trataba de gritarme con más fuerza para intimidarme y humillarme.
Entre sus gritos me escuchó decirle:
– De verdad, sólo quería arreglarlo contagiándole mi alegría…
Su rostró se desencajó. Sin tiempo de reaccionar, volvió al coche, agarró su pistola y me disparó acertandome en el pecho y la cabeza.
Mi cuerpo sin vida se desplomó marcando una sonrisa torcida por el puñetazo. Subió de nuevo al coche, aceleró con ira y se dio a la fuga dejando tras de sí las marcas de mi sangre.

Sonreir hasta el final…

Mois

By

Si no te conociera

Si no te conociera, si no fuera por tu amor
No sabría el corazón lo hermoso que es vivir
Si no te tuviera, no sabría cómo al fin
He logrado hallar en ti lo que faltaba en mí.

En un mundo sin amor, lleno de dolor
Es tan clara la verdad en tu mirar, no llores más
Y es por ti que siento
Que moriría la ilusión para siempre
Si no te conociera.

Si no te conociera, si no fuera por tu amor
No sabría el corazón lo hermoso que es vivir
Es por ti que siento que en mi vida una ilusión
No existiera, si no te tuviera.

Sé que sería tan grande nuestro amor
Juntos el mundo brilla más
Nunca pensé que el odio hiciera tanto mal
Sólo amarnos en silencio hasta el final
Y el corazón me dice que es verdad.

Si no te conociera… Ya no existe soldedad…
Si no fuera por tu amor… Desde que a mi lado estás …
No sabría el corazón… Junto a ti soy tan feliz…
Lo hermoso que es vivir… Sólo por ti.

Sé que sería tan grande nuestro amor
Juntos el mundo brilla más
Sé que sería tan grande nuestro amor
Brilla hasta en la oscuridad.
Y el corazón me dice que es verdad
Que es verdad.

Sin tus sentimientos… Sin tus sentimientos…
Moriría la ilusión… En el corazón…
Sin una razon… para siempre
Si no te conociera.

Si no te conociera TODO sería diferente.

Mois

By

Pobre ignorante

No se hizo la miel para la boca del asno.

¿Por qué llorar por quién no se lo merece?

Mois

By

Respuesta a José

No es algo que suela hacer, pero voy a contestar a un comentario que me hizo José (me parece interesante hacerlo). Aunque me dirigiré personalmente a él, cualquiera es libre tanto de leerlo como de opinar.

“Y al que escandalizare alguno de estos pequeñitos que creen en mi, mucho mejor le fuera que le ataran al cuello una de esas ruedas de molino que mueve un asno, y le echaran al mar. Que si tu mano te es ocasión de escándalo, córtala: mas te vale el entrar manco en la vida que tener dos manos e ir a la gehenna, al fuego inextinguible.”

(Mc 9,42-43)

Para empezar, sacas un versículo de contexto, lo cual me hace pensar que tratas de hacer demagogia. El mensaje debe ser entendido en su totalidad y el mensaje de Jesús es muy lineal a lo largo de todo el Evangelio. Si te has molestado en leerte los 4 evangelios, te darás cuenta de que así es.

Aun así, te escandalizas de estos versículos en concreto. Y me planteo que debe ser porque no los interpretas correctamente. Es muy fácil leer la biblia interpretando el texto al pie de la letra, pero comprenderlo exige acercarse a la Palabra con el corazón dispuesto: “Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, así te ha parecido mejor.”(Mt 11, 25-26). Primero, porque se debe entender qué dice y por qué lo dice. Segundo, porque hay que saber que fue escrito en una época determinada y que va dirigido a los hombres (varones y mujeres) de todos los tiempos. Pero trataré de detallarlo un poco más.

Qué dice y por qué lo dice: Si lees los versículos anteriores a los que tú destacas, verás que habla de los que son de Cristo (lo que trabajan por el Reino). Jesús quiere decir que los que colaboran con los trabajadores del Reino recibirán su recompensa, pues trabajan por la Paz, la Unidad, el fin de las desigualdades. Esos tendrán recompensa. Sin embargo, los que se opongan al Reino vivirán alejados de Dios, tal vez con una vida vacía e insípida y nunca se sentirán felices. Y por eso más les convendría no “escandalizar” a los trabajadores del Reino, porque esa infelicidad y vacío será su “recompensa”. También habla de cortarte la mano si esta te hace pecar, o cortarte el pie o sacarte el ojo. Trataré de explicarte lo que quiere decir con un ejemplo más actual. Supongamos que te vas de fiesta, y cada vez que te vas de fiesta (que en sí es algo bueno) bebes hasta vomitar y te lías con 4 chicas que ni conoces, poniéndole los cuernos a tu novia. Oye, irse de fiesta no es malo, pero si cada vez que estás de fiesta no puedes evitar “armarla” es mejor que no vayas de fiesta (y “cortar” el problema de raíz).

La época en que está escrito y a quién va dirigido: Jesús habla para todos. Para los hombres del siglo I, los del XVI y los del XXIV. Además, a ojos de Dios, somos como unos niños pequeños que no le entendemos. Por eso, utiliza ejemplos de su tiempo (tal vez algo “escandalosos” para nosotros) pero que han de servir a los hombres de todos los tiempos. Cuando un niño es pequeño y no sabe razonar, a veces utilizas “el miedo” para que actúe correctamente. Cuando crece y es capaz de comprender, le razonas los porqué. Aquí Jesús hace igual. Para los que tengan la mente muy cerrada (que serán como los niños pequeños) utiliza la psicología del miedo (con castigo). Sin embargo, para los que sean capaces de comprender un poco más, en sus palabras se refleja ese razonamiento. Pero hay que saber (y querer) entenderlo. Probablemente, si quisiera explicarte esta idea en concreto a ti, joven del siglo XXI usaría otro ejemplo más acorde contigo, pero, como comprenderás, no puede escribir una biblia sólo para ti, o millones para todas las personas de todos los tiempos. Con un solo texto (el Evangelio, que podríamos llamar “la catequesis de Dios”) puede alcanzar así a todo aquel que esté dispuesto a entender: “El que tenga oídos, que oiga.” (Mt 11, 15).

Releyendo lo que he escrito, no sé si he sido capaz de, al menos, hacerte comprender que debes buscar más allá si de verdad deseas entender. Tu comentario me pareció que iba más con ánimo ofensivo que de diálogo, pero espero que mi “pequeña” explicación te ayude en algo. Yo no tengo todas las respuestas, y a veces tampoco acabo de entender qué quiere decirme Jesús con Su Palabra, pero confío porque es mi amigo y mi Señor y sé que quiere lo mejor para mí.

Hay más temas que desearía tratar al respecto, pero me extendería mucho más de lo que ya lo he hecho. Por eso, si quieres, te invito a que tengamos alguna conversación “cara a cara” y no vía internet. Tú decides. Son muchas las cosas que me dejo en el tintero, pero de momento creo que es suficiente.

Mois

By

Law of the jungle

Now this is the Law of the Jungle

as old and as true as the sky;

And the Wolf that shall keep it may prosper,

but the Wolf that shall break it must die.

Tú eliges…

Mois

By

Querida cenicienta

Querida cenicienta:

Hoy encontré tu zapato de cristal, pero sigo buscando al principe que merezca calzarlo en tu pie.
Aunque esa búsqueda es tuya, me siento llamado en mi interior a ayudarte con ella.

No busques príncipes azules a lomos de corceles blancos. Todos ellos son de cartón piedra.
Busca, más bien, un príncipe que esté dispuesto en todo momento a ponerse a tus pies. Uno que sea capaz de ayudarte en tus proyectos del día a día y al que no le preocupe ensuciarse las manos por aliviar tu carga.
Busca uno cuyo brazo te proteja sin asfixiarte debajo, que se ría de tus “tantas veces” disparatadas ocurrencias y que siempre te escuche, dando importancia a tus anhelos más pequeños.

Que este príncipe descubra la belleza de tu mirada, más allá de tus ojos, y reconozca la maravilla interior imperecedera que encierra esa fachada tan atractiva que marchitará con los años. Que te haga sonrojar con sus dulces piropos, siempre tratando de hacerte ver que te quiere, siendo esa la manera de decirte que le importas.
Busca ese príncipe que se enamore de la humilde florista y no de la despampanante princesa, y que además sea amigo y descanso en la derrota.

A su vez, sé un regalo para él. Vive construyendo el deseo de haceros felices mutuamente. Esfuérzate por hacerle sonreir como deseas que él lo haga por ti.
Definitivamente, no te transformes en calabaza. No te conformes con cualquier príncipe mediocre que se cruce en tu camino.

Ah! Y no te equivoques. Que yo no soy un príncipe. Yo sólo soy un zapato de cristal.

Ojalá lo encuentres. Y aunque no lo entiendas, rezo por ti.

Mois

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies