Buscando mi nombre

Mois Veros

By

Amor de catorce pesetas

Estaba un poco confundido. Era la primera vez que me gustaba una chica, así que le pregunté a papá:
– Papá, ¿cómo se hace para gustarle a una chica? No entiendo eso del amor… ¿qué tengo que decirle?
Mi padre me miró con ternura y me dijo:
– Hijo, cuando yo tenía tu edad, me enamoré de tu madre. Quería llamar su atención, contándole cosas maravillosas que nadie le hubiera contado, decirle las palabras más bonitas que jamás hubiera escuchado, así que cuando al fin decidió quedar conmigo me pasé varios días escribiéndole un poema. El poema más bello jamás escrito. Hablaba sobre lo bella que era, su inteligencia, su ternura. Estaba lleno de sentimientos de adolescente, y aun así yo seguía sin saber qué era verdaderamente el amor y qué haría si aquel poema no conseguía encandilarla.
Llegó el día de la cita y yo no paraba de darle vueltas. ¿Qué le diré? ¿De qué hablaremos? Salí de casa preocupado por no haber conseguido llegar a ninguna conclusión.
Por suerte, en el camino encontré a una pareja de enamorados y decidí escuchar un instante para saber qué podría decirle a tu madre siguiendo su ejemplo. Para mi sorpresa, esta fue la conversación:
– Cariño, hoy he ido a comprar fregonas con mi madre.
– ¿Sí, y cómo ha ido?
– ¿Será posible? ¡Estaban a catorce pesetas!
– Qué barbaridad, catorce pesetas.
– Sí, sí. Catorce pesetas.
– ¿Cómo puede ser que las fregonas cuesten catorce pesetas, cariño?
– No lo sé, pero había que comprarla. Aunque costara catorce pesetas.
No llegué a escuchar más. Pero no fue sólo su conversación lo que me hizo comprender. También su manera de hablarse, su manera de mirarse, su manera de cogerse la mano.
Seguí caminando y rompí el poema que había escrito. Cuando llegué a donde estaba tu madre, sólo la miré y ella me miró.

El amor no habla, el amor ama.

Mois

By

Lenguas de fuego

Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en un mismo lugar. De repente vino del cielo un ruido como el de una ráfaga de viento impetuoso, que llenó toda la casa en la que se encontraban. Se les aparecieron unas lenguas como de fuego que se repartieron y se posaron sobre cada uno de ellos; quedaron todos llenos del Espíritu Santo y se pusieron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les concedía expresarse.
Hch 2, 1-4

Y sobrecogidos por el Espíritu Santo, salieron a anunciar el Evangelio

Mois

By

Flechazo

Lo nuestro fue una amistad flechazo.

Fue decirte “hola” y ya eramos amigos… y me perseguías con pueril complicidad.

Mois

By

Amistad

Cuando Ortega escribió que «una amistad delicadamente cincelada, cuidada como se cuida una obra de arte, es la cima del universo» sabía muy bien lo que se decía. Pero no todos lo recuerdan. Por eso difícilmente pasan del compañerismo. Una verdadera amistad o nace cada día, o se mustia; o se mima como una planta, o se reduce a un tapasoledades.

Y no es nada fácil cultivar una amistad. Yo recordaría los, al menos, seis pilares sobre los que se apoya cuando es auténtica:

En primer lugar, el respeto a lo que el amigo es y como el amigo es. Una pareja en la que la libertad del otro no es respetada, en la que uno de los dos se hace dueño de la voluntad del otro, es un ejercicio de vampirismo, no una amistad.

En segundo lugar, la franqueza, que está a media distancia entre la simple confianza y el absurdo descaro. Jesús decía a sus discípulos que ellos eran sus amigos porque les había contado todo cuanto sabía de su Padre. Porque amistad es confidencia; más que simple sinceridad, es intimidad compartida.

Y amistad es generosidad, que no tiene nada que ver con la «compra» del amigo a base de regalos, sino con el don de compartir con naturalidad lo que se es y lo que se tiene. En el regalo artificial hay siempre algunas gotas de hipocresía, de compraventa de favores. El regalo del amigo verdadero es aquel que apenas se nota y tras el que el otro no se siente obligado a pagar con un nuevo regalo. En la amistad, más que en parte alguna, la mano izquierda no debe saber lo que hace la derecha.

La amistad es también aceptación de fallos. Los amigos del tipo «perro-gato» que se pasan la vida discutiendo por cualquier cosa a todas horas, tal vez sean buenos camaradas, pero difícilmente serán auténticos amigos. Y peor es el amigo «tutelador», el que a todas horas sermonea al otro, el que se exhibe constantemente como el ejemplo a imitar, formas todas estas patológicas de la auténtica amistad.

La quinta columna de la amistad es la imaginación frente a uno de sus mayores peligros: el aburrimiento. Toda verdadera amistad es fecunda en ideas, en saber adelantarse a los gustos del amigo, en saber equilibrar el silencio con la conversación, en descubrir cuándo se consuela con la palabra y cuándo con la simple compañía.

Y la sexta podría ser la apertura. Una amistad no es algo cerrado entre dos, sino algo abierto a la camaradería, al grupo, porque la amistad no es una forma de «noviazgo» disfrazado.

Seis columnas que se resumen, al final, en una sola: la amistad es lo contrario del egoísmo. No se asume porque me enriquezca, sino porque dos quieren enriquecerse mutuamente en la medida en que cada uno trata de enriquecer al otro. Es, ya lo hemos dicho, una forma de amor.

Una de las más altas.

José Luís Martín Descalzo

Es una forma de amor y, sin duda, una de las más altas.

Mois

By

Increible surrealismo

Eres tan increible como surrealista.

Mois

By

Sencilla María

Al sexto mes fue enviado por Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María. Y entrando, le dijo: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.» Ella se conturbó por estas palabras, y discurría qué significaría aquel saludo. El ángel le dijo: «No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios; vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús. El será grande y será llamado Hijo del Altísimo, y el Señor Dios le dará el trono de David, su padre; reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y su reino no tendrá fin.» María respondió al ángel: «¿Cómo será esto, puesto que no conozco varón?» El ángel le respondió: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer será santo y será llamado Hijo de Dios. Mira, también Isabel, tu pariente, ha concebido un hijo en su vejez, y este es ya el sexto mes de aquella que llamaban estéril, porque ninguna cosa es imposible para Dios.» Dijo María: «He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.»
Y el ángel dejándola se fue. Lc 1,26-38

Madre, Hija, Hermana, Esposa. Sencilla Miryām, aceptando el Don de Dios.

Mois

By

Ecce Homo

Pilatos no lo sabía, pero desvelaba la Verdad. Este es el Hombre.

Mois

By

Un regalo: tú

My gift is my song
And this ones for you
And you can tell everybody
That this is your song
It maybe quite simple
But now that its done
Hope you dont mind
I hope you dont mind
That I put down in words
How wonderful life is now youre in the world

Sat on the roof
And I kicked off the moss
Well some of the verses well
They got me quite cross
But the suns been kind
While I wrote this song
Its for people like you that
Keep it turned on

So excuse me for forgetting
But these things I do
You see Ive forgotten
If theyre green or theyre blue
Anyway the thing is what I really mean
Yours are the sweetest eyes Ive ever seen

And you can tell everybody
This is your song
It may be quite simple
But now that its done
I hope you dont mind
I hope you dont mind that I put down in words

How wonderful life is now youre in the world
I hope you dont mind
I hope you dont mind that I put down in words
How wonderful life is now youre in the world

Qué maravilloso es el mundo, estando tú en el.

Mois

By

Aprender a querer

The greatest thing you’ll ever learn…

…is just to Love and be Loved in return.

Aprender a querer, aprender a dejarse querer.

Mois

By

Oración Junior

En el comienzo de mi juventud
voy hacia ti, Jesús.
Quiero marchar decidido
por el camino que tú me marques
para que mi vida sea lo que tú esperas de ella.
Tú eres mi mejor amigo,
juntos marcharemos en equipo
para que compartas conmigo el pan de la amistad
y me enseñes a darlo generosamente a mis hermanos.
Fortalece mi voluntad,
para vencer mis pasiones,
cumplir siempre con mi deber
y seguirte sin cansarme con lealtad y alegría.

Camino de crecimiento, camino de maduración. JUNIORS, SIEMPRE UNIDOS

Mois

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies