Buscando mi nombre

Mois Veros

By

Compañeros (instante compartido)

Hay personas que, sin ocupar uno de los lugares más próximos a nuestro corazón, dejan huella. Es el caso de una compañera mía de clase.

No coincidimos mucho porque llevamos ritmos diferentes, no solemos quedar para salir de fiesta, ni hablamos mucho de nuestra vida… pero es una persona especial para mí. Cuando nos cruzamos nos dedicamos una sonrisa, un pequeño gesto, algún guiño… y durante un instante nos comunicamos profundamente. Luego seguimos nuestro camino, cada uno por su lado, pero algo ha cambiado, por pequeño que sea.
Yo suelo tocar su hombro o su brazo para que me vea mandarle un guiño, y ella suele contestarme arrugando su nariz tiernamente. Un suspiro… que es capaz de cambiar el día. Me encanta.

Ya tengo ganas de volver a verla para que, una vez más, me arruge la nariz.

Mois

By

Un agradable día de playa

Los que me conocen saben que no me gusta la playa y que siempre que puedo evito ir, pero el otro día a mis amigos les apetecía ir y fuimos. A pesar de que no me gusta, cuando decido ir procuro disfrutar al máximo.

Al llegar, decidimos jugar un rato con el balón y luego todos fueron a bañarse, excepto yo, que preferí sentarme en la orilla. Junto a nosotros había una pareja con sus hijos, jugando en la arena. Me quedé viendo como se divertían en la arena, con el agua… y el niño más pequeño me sonreía y contestaba a mis sonrisas. Cuando nos fuimos, me preguntó si ya me iba, si no me quedaba un rato más.

Resulta muy extraño, pero sentí algo dentro de mi. Los niños me encantan, pero en ese momento desee ser padre. Dar vida, transmitir vida.
Recuerdo una frase que decía: “Cualquiera puede ser padre, pero hay que ser muy especial para ser papá”. Si Dios así lo tiene en Su plan para mi, deseo se papá. Algún día…

Mois

By

Visita al corazón

Hace unos días vinieron a visitarme unos amigos a casa.
La verdad es que me ilusionaba mucho la idea de que vinieran y se quedaran en mi casa… pero fueron más allá y se han quedado en mi corazón.
Disfrutamos de un fin de semana lleno de momentos para recordar: largas conversaciones hasta altas horas de la madrugada, risas inolvidables, mil canciones cantadas con el alma…
Y me hicieron un gran regalo: todo su cariño y amistad.
Incluso uno fue más lejos… llegó a emocionarme profundamente cuando me pidió que fuera su padrino de confirmación. Y es que hay amigos que son más que amigos: son hermanos.
Gracias por todos los regalos de ese fin de semana.
Gracias por todos los regalos que me haceis a diario.
Gracias porque puedo llamaros, con la boca y el corazón llenos, HERMANOS.

Mois

By

No todos los días son buenos…

Hoy es uno de esos días en los que me siento mal.
Y aunque me siento mal, en el fondo estoy contento de saberme humano, con debilidades y con tristezas.

¿Por qué a pesar de las cosas buenas que han pasado hoy es un mal día?

No sé… tal vez sea que el recuerdo del fallecimiento de mi abuelo se acreciente hoy que se cumplen dos años… tal vez sea que me he agobiado porque le he dedicado mucho tiempo a un proyecto que tengo entre manos y me he cansado ahora que casi está acabado… tal vez sea que, sencillamente, de vez en cuando toca esta mal (para poder apreciar los buenos momentos)… o tal vez sea todo a la vez. Pero no me preocupa. Mañana amaneceré con la mejor de mis sonrisas sabiendo que hoy he sido humano, que me he rendido… pero no del todo porque me he vuelto a levantar, que tengo que dar mil veces GRACIAS por cada día maravilloso que puedo compartir… y que dias como hoy me hacen volver a la realidad de que, de vez en cuando, también es importante estar triste (y tener ganas de llorar).
Mois

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies